Reactivación económica en las comunidades forestales de Petén

El año 2020 presentó grandes retos a nivel mundial, con la pandemia afectando gravemente las economías globales. El Departamento de Petén al norte de Guatemala no ha sido la excepción, aquí las comunidades forestales que basan sus labores en la recolección y cosecha de productos sostenibles del bosque también han visto afectados sus ingresos y medios de vida.

En el mes de marzo la declaratoria de Estado de Calamidad emitida por el presidente de Guatemala, Dr. Alejandro Giammattei, como medida para desacelerar el contagio por covid-19 tuvo como efecto secundario la paralización temporal de las exportaciones, afectando en gran medida el envío de la palma ornamental de xate desde las comunidades forestales de Petén en la Reserva de la Biósfera Maya a los Estados Unidos, principal mercado para este producto sostenible del bosque.

La economía local de comunidades como Carmelita y Uaxactún, en la Reserva de la Biósfera Maya, dependen en gran medida de la comercialización de productos como el xate y la semilla de ramón, que son recolectados en el bosque, seleccionados y distribuidos a mercados nacionales e internacionales. Sin estos ingresos las comunidades se ven afectadas directamente en sus actividades, que promueven no solo el desarrollo familiar, sino que apoyan a una población aún mayor por medio de inversiones en educación, salud e infraestructura.

Cuando comenzó la pandemia se cerraron las fronteras y a raíz de eso hubo pérdida de los productos, que afecto a los y las socias en la generación de empleo y en los ingresos económicos de las familias – Magdalena López, Lideresa comunitaria de Uaxactún y socia de la Organización Manejo y Conservación (OMYC)

Las pequeñas empresas forestales que comercializan xate y semilla de Ramón mantienen activos cientos de empleos para personas que se benefician de las cadenas productivas generadas: en el caso de la palma de xate se benefician los xateros, que son quienes recolectan la palma en el bosque, los arrieros que la transportan, las decenas de mujeres que lo clasifican y seleccionan y los jóvenes de la comunidad que se encargan de empacar la palma para su exportación.

Es de mucho beneficio poder hacer estas actividades. Yo desde el 2007 formo parte del grupo de seleccionadoras de la comunidad de Carmelita y sí me ha ayudado mucho lo que yo gano trabajando en la bodega de xate. Me ayuda para contribuir al hogar, ahora que tengo mi hogar, para la educación y la salud de nuestros hijos – Rosa Moreno, socia de Cooperativa Carmelita

La reactivación económica es un reto fundamental debido a la importancia de estos productos para la economía familiar y local. Por esta razón las comunidades forestales de Petén han tenido que ajustarse a la realidad de la pandemia y los nuevos retos que implica comercializar durante estos tiempos. Poco a poco las comunidades se han recuperado a lo largo de los 10 meses de pandemia para sostener las actividades productivas de las pequeñas empresas comunitarias.

Con asistencia técnica brindada por la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) como parte del proyecto para el ‘Fortalecimiento de productores y productoras de las concesiones forestales comunitarias y de reforestadores’ liderado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Guatemala, con apoyo financiero de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA, por sus siglas en inglés), ha sido posible mantener los proyectos productivos comunitarios activos a pesar de las circunstancias.

Como esos productos van para el extranjero la pandemia nos afectó bastante, especialmente lo que es la producción de xate, porque se cerraron los comercios y los aeropuertos. Ahora la producción está volviendo a la normalidad, aunque paulatinamente, pero gracias a Dios ya están volviendo los beneficios a nuestros hogares. Dominga Choc, Socia de Organización Manejo y Conservación (OMYC) de la comunidad de Uaxactún

Uno de los objetivos principales del proyecto es el desarrollo de negocios sobre la base de tres productos: xate (Chamaedorea sp), semilla de ramón (Brosimum alicastrum) y madera certificada. La asistencia técnica ofrecida consiste en capacitaciones y entrenamiento a las y los productores agroforestales en la planeación, logística y comercialización de los productos sostenibles del bosque, para que continúen generando posibilidades de desarrollo social y mantengan las labores de conservación del bosque.

La Cooperativa Carmelita invierte las ganancias producto de la exportación de xate tanto en salud como en educación, Y sobre todo también se beneficia el bosque, porque antes no había un manejo sostenible, antes la gente solo cortaba el xate y le daba mal manejo a las plantas, pero ahora desde el 2005 que comenzamos a trabajar bajo planes de manejo, entonces eso garantiza que se pueda cosechar hoy y también dentro de unos meses. Es un beneficio tanto socioeconómico como ambiental – Rosa Moreno, Socia de Cooperativa Carmelita

El apoyo del proyecto para darle continuidad a los negocios comunitarios garantiza la estabilidad económica de las comunidades y la preservación del bosque en la Reserva de la Biósfera Maya, el área natural protegida más grande de Guatemala, vital para el balance climático de la región.

La asistencia técnica brindada para la reactivación económica en las comunidades se da como parte del proyecto  ‘Fortalecimiento de productores y productoras de concesiones forestales comunitarias y de reforestadores de San Francisco, Petén para la restauración de paisajes forestales y desarrollo microempresarial en torno a cadenas de valor de xate, semilla de ramón y madera de plantaciones forestales’ de FAO Guatemala, con apoyo financiero de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA) y la ejecución de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP), realizado en el marco del proyecto ‘Adaptación de comunidades rurales a la variabilidad y cambio climático para mejorar su resiliencia y medios de vida en Guatemala’ de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

 

Asamblea General 2020, ACOFOP

Cada año las organizaciones que conforman la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) se reúnen para celebrar su Asamblea General anual, con el objetivo de conocer sobre los avances y retos del modelo forestal comunitario en el resguardando de los bosques, la biodiversidad y el patrimonio arqueológico y cultural en la Reserva de Biósfera Maya.

En la Asamblea General de ACOFOP participan representantes legales de cada uno de los grupos comunitarios organizados, así como socias & socios fundadores, jurídicos e individuales de las organizaciones base. Las representaciones de las organizaciones comunitarias que conforman ACOFOP se reúnen cada fin de año, viajando desde decenas de comunidades que rodean la Reserva de Biosfera Maya, para participar en el evento. Este año, debido a la pandemia, la Asamblea se desarrollo siguiendo las recomendaciones de distanciamiento social para proteger la salud de las más de 170 personas que participan en representación de las organizaciones.

Durante la Asamblea General se toman decisiones clave para el planeamiento anual de actividades, promoviendo el intercambio de ideas y la participación activa de las personas asociadas. El Sr. Bayron Hernández, presidente de la Junta Directiva para el periodo 2019-2020 y Representante Legal de Cooperativa Carmelita inauguró el evento, dando la bienvenida a las y los participantes.

La asamblea es un espacio en el que el Equipo Técnico de ACOFOP presenta resultados, proyectos e informes de las actividades del año que culmina. Adicionalmente, durante el evento, el Comité de Fiscalización presenta resultados anuales ante la representación de las organizaciones comunitarias. La totalidad de participantes realiza una votación para elegir a la Junta Directiva dela Asociación, la cual es nombrada cada dos años.

Las organizaciones socias de ACOFOP se acercan a los 25 años de labores, por lo cual la prórroga de los contratos de concesión comunitaria por parte del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), ente rector de la Reserva, es un tema de vital importancia este año, ya que la certeza jurídica de los contratos garantizaría la permanencia del modelo forestal comunitario que se desarrolla en la Zona de Usos Múltiples (ZUM) de la Reserva.

El modelo forestal comunitario de Petén es un ejemplo exitoso de conservación, gestión de los bosques y desarrollo sostenible, que asegura la protección de un 70% de la Reserva de Biosfera Maya, el área protegida más grande de Centroamérica, generando adicionalmente beneficios socioeconómicos a las comunidades, que se traducen en mejores condiciones de vida para cerca de 14,000 personas en el Departamento de Petén.

Agradecemos la participación de la totalidad de las organizaciones socias de ACOFOP en la Asamblea General 2020

Cooperativa Carmelita, Organización Manejo y Conservación (OMYC), Sociedad Civil impulsores Suchitecos, Asociación Forestal Integral San Andrés Petén (AFISAP), Sociedad Civil Custodios de la Selva (CUSTOSEL), Sociedad Civil Árbol Verde, Asociación Forestal Integral Cruce a la Colorada (AFICC), Red Forestando Chachaklum, Sociedad Civil Amigos del Bosque, Sociedad Civil Selva Maya del Norte, Sociedad Civil Laborantes del Bosque, Sociedad Civil El Esfuerzo, Cooperativa la Técnica, Cooperativa La Lucha, Cooperativa Los Laureles, Cooperativa Unión Maya Itzá, Asociación Muralla de León (AMUL), Asociación Civil Frente Petenero y Asociación Bio-Itza

 

 

 

 

Nuestra Tierra, Nuestros Bosques: Jóvenes y Gobernanza Forestal

En 1997 el Gobierno de Guatemala otorgó a las comunidades forestales de Petén contratos de concesión que les permiten aprovechar de forma sostenible los recursos del bosque en la Zona de Usos Múltiples (ZUM) de la Reserva de Biosfera Maya. De esta forma las comunidades agrupadas en la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) gestionan 500,000 hectárea de bosque y son responsables de la conservación de un 70% de la Reserva, el área protegida más grande de Guatemala.

La Reserva de Biosfera Maya tiene un valor incalculable por su inmenso patrimonio arqueológico y cultural, la gran biodiversidad que conserva y su importancia como base del Programa Nacional para la Reducción de Emisiones (PRE) de Guatemala, que es co-administrado por medio del proyecto Guatecarbon de las comunidades y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

La primera concesión, que fue otorgada a la comunidad de Carmelita, ya ha sido prorrogada por otros 25 años, continuando un proceso que permitirá asegurar la protección de la Reserva a futuro, y esto implica que las nuevas generaciones concesionarias se preparen desde ahora para asumir el reto de gestionar medio millón de hectáreas de tierras amenazadas por todo tipo de intereses externos.

En el contexto de las concesiones forestales de Petén es muy importante vincular a las y los jóvenes con sus organizaciones comunitarias y los procesos concesionarios que estas implican, sus aspectos administrativos, legales, y políticos. Es aquí donde Carolina Alvarado trabaja para facilitar este proceso en las juventudes de las comunidades forestales.

Conocer la historia, los desafíos y las capacidades de las organizaciones comunitarias que conforman ACOFOP ha sido un gran motivante en el desarrollo de la metodología y el acompañamiento a jóvenes de comunidades forestales, en las que las Juntas Directivas y comités comunitarios deciden en forma conjunta sobre el futuro.

“Más allá de todo el aprendizaje relacionado a la parte administrativa y política de las concesiones, intentamos que los jóvenes desarrollen características de liderazgo, para que al momento de asumir cargos de dirección en sus organizaciones mantengan siempre la transparencia en sus gestiones, que desarrollen empatía con la gente y que conserven ese valor de comunidad”

Carolina nació y creció en Uaxactún, comunidad residente de la Reserva de Biosfera Maya, y ha vivido el proceso concesionario desde niña. Al ser parte de esta comunidad cercana a Tikal, que gestiona su propio sitio arqueológico y 84,000 hectáreas de bosque, se interesó desde muy joven en los aspectos políticos y administrativos de la gestión comunitaria y tuvo la oportunidad de afiliarse a la Organización Manejo y Conservación (OMYC) a los 18 años. Ahora Carolina trabaja como Facilitadora de la Escuela Mesoamericana de Liderazgo, creada por iniciativa de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques, de la cual ACOFOP forma parte.

La Escuela tiene su sede en Santa Elena, Petén, desde donde se han organizado encuentros e intercambios de experiencias con jóvenes de pueblos indígenas y comunidades locales de los bosques tropicales del mundo. Estos intercambios les permiten a las y los jóvenes conocer otras realidades y compartir sus experiencias como concesionarios en la Reserva de Biosfera Maya.

Por medio del trabajo de la Escuela se ha capacitado a las y los jóvenes de las comunidades en diferentes etapas de formación, que incluyen el liderazgo como identidad y valor humano, la formación técnica-práctica en tecnologías como el monitoreo territorial del bosque con drones y sistemas de posicionamiento global y el desarrollo de capacidades de autogestión comunitaria.

“La Escuela busca crear un espacio de formación que le permita a los jóvenes desarrollar vinculación con las concesiones y sus proyectos productivos, para que no tengan que salir a buscar empleo en otros lugares, sino que se queden y generen más oportunidades dentro de la misma comunidad, con los recursos ya disponibles”

120 jóvenes de las concesiones forestales de Petén se capacitan continuamente en la Escuela de Liderazgo, sentando una base para lo que será la dirigencia de las concesiones comunitarias para las próximas décadas, cruciales en la conservación de la Reserva de Biosfera Maya y la lucha contra el cambio climático en Guatemala y la región centroamericana.

La Escuela de Liderazgo inició en como un centro de formación especializado en las necesidades de las y los jóvenes de las comunidades guardianas de los bosques, con apoyo del proyecto ‘Nuestra Tierra, Nuestros Bosques: Gobernanza Forestal desde los Pueblos Indígenas y las Comunidades Forestales para REDD+ y FLEGT’, financiado por la Unión Europea y dirigido por ICCO Cooperación. El programa se desarrolla en Belice, Guatemala, Honduras y Nicaragua y busca fortalecer las capacidades operativas y de involucramiento efectivo de Pueblos Indígenas y comunidades campesinas, forestales y pesqueras vinculadas a los bosques en los procesos de gobernanza forestal de sus países. Más información en este enlace

RESTAURACIÓN DE PAISAJES, FINCAS Y PARCELAS EN SAN FRANCISCO, PETÉN

La restauración de paisajes es un proceso que permite recuperar la capacidad productiva de parcelas y fincas que se encuentran degradadas o deforestadas, enriqueciendo de nuevo los suelos e incentivando la reforestación, la conservación de fuentes de agua y la disminución de la erosión, además de traer grandes beneficios a las personas de zonas rurales, por medio de nuevas fuentes de empleo.

 

La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Guatemala, con apoyo financiero de la Agencia Coreana de Cooperación Internacional (KOICA) y el acompañamiento técnico de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) han desarrollado durante 2020 un programa para el fortalecimiento de productores y productoras de concesiones forestales comunitarias y de reforestadores del municipio de San Francisco, Petén, que tiene como uno de sus componentes principales la restauración de paisajes forestales.

 

Don David Meléndrez es beneficiario del programa y presidente de la Red Forestando Chachaklum, una organización del Municipio de San Francisco que se creó en el año 2012 con el propósito de generar empleo y apoyar comunitariamente a todas las personas interesadas en la producción forestal. Ahora esta organización socia de ACOFOP ha logrado beneficiar a 30 fincas gracias al apoyo brindado por el programa.

“En el tema de la restauración de paisajes estamos trabajando en el mejoramiento de las tierras degradadas, sembrando caoba, cedro y algunas otras especies que se van acoplando a las diferentes áreas. El programa ha apoyado además con el desarrollo de varias fuentes semilleras en Finca Cebadilla, así como en fincas de personas asociadas y no-asociadas en la comunidad de San Valentín”

Estas fuentes semilleras proporcionan a los beneficiarios del programa la semilla de los árboles necesaria para restaurar áreas degradadas en fincas y paisajes del municipio. Los resultados de estas siembras ya se comienzan a ver en algunas de las fincas.

“La pandemia ha afectado a grandes y pequeños empresarios a nivel nacional. En el caso de Chachaklum tuvimos un bajón en las ventas, pero el proyecto de FAO, KOICA y ACOFOP nos ha dado apoyo y acompañamiento en la facilitación de talleres para la restauración de paisajes, el desarrollo de plantaciones industriales y apoyo para establecer un plan de negocios y un estudio de impacto ambiental”

Como parte de la asistencia técnica brindada por medio del programa, Don David y otros socios de Red Forestando Chachaklum han recibido capacitaciones sobre aspectos administrativos que incluyen el desarrollo de planes de manejo forestal, jurisdicción y documentación, así como asesoría para la presentación de requisitos ante el Instituto Nacional de Bosques (INAB), que gestiona el programa nacional de incentivos forestales, al cuál están aplicando la organización y varias de las fincas de San Francisco.

“Realmente a nosotros nos ha beneficiado mucho, el programa nos ha dado capacitaciones, semilla, plantas y apoyo para participar en los incentivos forestales, y eso para nosotros ha generado bastante, porque si a uno le toca hacerlo solo tiene muchos más gastos, pero el programa nos ha facilitado todo el proceso”

De acuerdo con una evaluación del potencial de la restauración de paisajes, en el mundo existen más de dos mil millones de hectáreas de suelo deforestado y degradado, que ofrecen oportunidades para realizar algún tipo de intervención de restauración. La restauración de bosques y de paisajes forestales constituye un paso importante para recuperar la salud y el funcionamiento de estos ecosistemas.

La restauración de los suelos deforestados y degradados permite que el bosque y los ecosistemas se regeneren, dándole la oportunidad a los productores forestales que lo aplican en sus parcelas de asegurar una mejor calidad de vida para las futuras generaciones y la conservación del bosque para las comunidades.

Proyecto: Fortalecimiento de productores y productoras de concesiones forestales comunitarias y de reforestadores de San Francisco, Petén para la restauración de paisajes forestales y desarrollo microempresarial en torno a cadenas de valor de xate, semilla de ramón y madera de plantaciones forestales. 2020

Cientos de familias damnificadas tras el paso de tormenta Iota por Petén

Las inundaciones en las comunidades cercanas al Rio Usumacinta luego del paso de la tormenta tropical Iota, la segunda en causar devastación en Centroamérica este mes, han ocasionado daños aún mayores que los generados por la tormenta Eta.

Los centros comunales, iglesias, escuelas y casas de familiares y vecinos se han habilitado como albergues para recibir a cerca de 200 familias damnificadas, algunas de las cuales perdieron por completo sus casas y cultivos esta semana, luego de que el cauce del río creciera de forma muy rápida y a niveles insospechados.

Cooperativa La Técnica, que se encuentra en Frontera México-Guatemala, Municipio de Las Cruces, es una de las comunidades más afectadas por las inundaciones, donde los cultivos tradicionales de arroz, ajonjolí, maíz, pepitoria, chile y frijol se han perdido en su totalidad y la mitad de la comunidad debió ser evacuada. Sin embargo, gracias a la organización comunitaria ha sido posible que las familias abandonaran sus propiedades con tiempo y no se lamenta la pérdida de vidas, a pesar de que los daños en infraestructura y cultivos son muy severos.

Marvin Pérez, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) de La Técnica agradeció a la Municipalidad de Las Cruces, la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) y el programa para la Gobernanza Forestal de la Unión Europea en Guatemala e ICCO Cooperación por la donación de alimentos para las personas damnificadas.

Un equipo de ACOFOP visitó la comunidad para llevar alimentos y combustible para los recorridos de valoración de los daños y para el transporte de personas durante esta nueva emergencia, contribuyendo adicionalmente con sobrevuelos de drone para apoyar en la valoración de las áreas afectadas, esto a cargo de los jóvenes de la Red de Monitoreo Comunitario.

La prórroga de los contratos comunitarios de concesión es sumamente importante para la conservación de la Reserva de Biosfera Maya, el área protegida más grande de Guatemala y reguladora del balance climático en la región

Asegurar la preservación de esta inmensa zona boscosa es una de las soluciones que las comunidades pueden aportar para revertir los devastadores efectos del cambio climático que se agravan cada año. Por medio de sus contribuciones ambientales las comunidades forestales de Petén mantienen conservado el 70% de la Reserva, garantizando además el sustento de miles de personas que dependen de las actividades productivas desarrolladas por medio del modelo forestal comunitario.

 

 

Reporte y fotografías de Danny Flores & Nazario Tiul para la Red de Comunicación Comunitaria de ACOFOP / Fotografías y video aéreo de Draney Aldana, Red de Monitoreo Comunitario de ACOFOP

 

Comunidades de Petén afectadas por tormenta tropical Eta

El paso de la tormenta tropical Eta por Centroamérica ha dejado una gran devastación, en el Departamento de Petén las organizaciones socias de ACOFOP Cooperativa La Técnica y Cooperativa los Laureles reportan graves afectaciones en viviendas, así como la pérdida extendida de cultivos debido al desbordamiento del Río Usumacinta, frontera Guatemala – México.

En la comunidad de Los Laureles, 60 casas presentan pérdidas totales o parciales debido a la inundación. Las familias afectadas de la comunidad se han refugiado temporalmente en casas de familiares, escuelas e iglesias tras abandonar las estructuras afectadas, algunas de las cuales han quedado completamente sumergidas bajo el agua.

Pérdidas en medios de subsistencia

Las pérdidas en cultivos tanto en las comunidades de  La Técnica como en Los Laureles incluyen los sembradíos de arroz, maíz, pepitoria, ajonjolí, chile y frijol, entre otros. Las comunidades solicitan apoyo con semillas para restablecer los cultivos una vez que baje el nivel del agua.

Gracias al apoyo de la Gobernación Departamental de Petén y al programa para la Gobernanza Forestal de la Unión Europea en Guatemala e ICCO Cooperación América Latina, la Asociación de Comunidades Forestales de Petén ha tenido la oportunidad de llevar alimentos básicos a las familias afectadas, sin embargo, las organizaciones comunitarias solicitan apoyo adicional para sobreponerse a esta nueva emergencia.

Estas señales del cambio climático nos impulsan a continuar y reforzar las labores de conservación del bosque. Razones cada vez más claras de la necesidad de prórroga de los contratos de concesión comunitarios, que garantizan la conservación del 70% de la Reserva de Biosfera Maya, apoyando el esfuerzo nacional para la reducción de emisiones con el objetivo de desacelerar el calentamiento global.

Video reporte de la situación en la comunidad de Los Laureles, Las Cruces, Petén
Cobertura de Nazario Tiul, Red de Comunicación Comunitaria / ACOFOP

 

Respuesta ante la crisis por covid19 – Unión Europea

La Unión Europea ha reorientado el enfoque de sus programas de cooperación en Guatemala para que miles de familias en situación vulnerable puedan enfrentar la emergencia generada por el covid-19.

Gracias a la cooperación económica de la Unión Europea en Guatemala y con el trabajo de campo aportado por ACOFOP, en cumplimiento de las medidas sanitarias de prevención, se han entregado 3,600 sacos de víveres que buscan asegurar la alimentación de cientos de familias durante este tiempo de crisis.

Este esfuerzo es posible en el marco del proyecto ‘Elevando la competitividad de MIPYMES, Cooperativas y grupos de productores comunitarios de Petén’ que contribuyó con la compra de alimentos para 3,000 familias y el proyecto para el desarrollo de la Gobernanza Forestal, liderado por ICCO Cooperación, que contribuyó con la donación de alimentos para 600 familias.

La Unión Europea ha establecido a nivel global un plan de trabajo que implica reorientar unos 20 mil millones de euros a atender temas relacionados con covid-19. En Guatemala este trabajo se realiza en apoyo a los esfuerzos del Ministerio de Economía (MINECO) y el Programa para el fortalecimiento de MIPYMES y Cooperativas

Respuesta ante la crisis por covid19 – Unión Europea

La Unión Europea en Guatemala ha reorientado el enfoque de sus programas de cooperación para que miles de familias en situación vulnerable puedan enfrentar la emergencia generada por el covid-19. Este esfuerzo es posible en el marco del Programa Mipymes y Cooperativas y el proyecto para el desarrollo de la #GobernanzaForestal, liderado por @ICCO Cooperación América Latina. Con el apoyo logístico de las comunidades forestales de Petén y ACOFOP en el departamento de Petén. Las aciones de respuesta ante la pandemia se realizan en coordinación con el Ministerio de Economía Guatemala #JuntosEsMásFácil

Posted by Asociación de Comunidades Forestales de Petén on Wednesday, September 9, 2020

Comunidades forestales de Petén agradecen respaldo del Gobierno de Guatemala

Flores, Petén, Guatemala (07 julio de 2020). La Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP), expresa públicamente su agradecimiento al Gobierno de Guatemala por las declaraciones brindadas en su comunicado oficial del 28 de junio 2020, en el que afirma su compromiso por la conservación de la Reserva de la Biósfera Maya (RBM) “El Gobierno de Guatemala destaca también la importancia de las concesiones forestales comunitarias que funcionan en la RBM, un modelo que ha permitido conservar los bosques y la biodiversidad que alberga. A través de este programa, que contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Estado de Guatemala autoriza a comunidades legalmente organizadas, a través de una licitación pública, el aprovechamiento y manejo integral de los productos forestales de un bosque”

Desde hace más de 20 años, las comunidades forestales de Petén, junto al Consejo Nacional de Áreas Protegidas de Guatemala (CONAP) y otras dependencias del Estado, con colaboración de organizaciones indígenas y comunitarias de otras regiones del país, organizaciones internacionales, centros de investigación y universidades, han implementado un exitoso modelo de gestión sostenible del bosque.

El modelo forestal comunitario permite mantener la integridad ecológica y la conservación de los recursos naturales y culturales, respetando la ley existente sobre el patrimonio arqueológico Maya que se encuentra en estos territorios y generando además beneficios económicos y sociales para las comunidades locales que participan en él. Esto constituye un sistema de gobernanza y gobernabilidad único, en el cual el gobierno y la sociedad civil organizada interactúan guiadas hacia objetivos comunes” destacó Erick Cuellar, subdirector de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP)

La relevancia del trabajo comunitario ha sido evidenciada en el más reciente informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre El Estado de los Bosques del Mundo 2020, en el que se recomienda replicar el modelo desarrollado por las comunidades en la Reserva de Biosfera Maya en otros países de la región y el mundo, ante la pérdida acelerada de la cobertura boscosa.

Además de generar empleo con los recursos provenientes del bosque, desacelerar la migración y proveer apoyo en servicios de salud y educación a cientos de familias, las comunidades forestales de Petén han desarrollado una gran capacidad para evitar y enfrentar los incendios forestales. En 2020, ACOFOP reporta una incidencia de cero incendios en las áreas bajo su gestión, el monitoreo de los 17 años anteriores refleja condiciones similares. Sin embargo, como apoyo a las labores institucionales para el control de los incendios provocados en las áreas protegidas de Petén, 200 bomberos forestales comunitarios, han asegurado, con su labor, la conservación de la Zona Núcleo de la reserva.

Investigaciones de organizaciones independientes, como la Universidad de Texas, en Estados Unidos y la Fundación PRISMA, en El Salvador, han probado que la RBM está amenazada no sólo por incendios forestales, sino también por la creciente presión de múltiples amenazas. “Al estudiar las concesiones sabemos que ACOFOP representa el último bastión de la conservación forestal en Guatemala», dijo Andrew Davis, investigador de la Fundación PRISMA. «Las concesiones están rodeadas de áreas donde el bosque ha sido diezmado por actividades ilegales”.

Durante más de dos décadas, las comunidades, caracterizadas por su diversidad, multiculturalidad, procesos participativos y democráticos, han logrado conservar e incrementar la cobertura de bosques de la reserva, como lo muestra el informe Monitoreo de la Gobernabilidad en la Reserva de la Biósfera Maya, elaborado por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) con colaboración de otras organizaciones.  Este reporte indica que la zona Este la RBM, que abarca 1.1 millones de hectáreas y donde se encuentran las concesiones forestales comunitarias, es la más estable de la reserva:

Durante 2017 se registró por primera vez desde que se dispone de datos, una cifra positiva en cuanto a la cobertura boscosa, con una ganancia neta de 1,088 hectáreas de bosque. Este dato demuestra una estabilidad ecológica excepcional, considerando los retos para la conservación en Guatemala. El CONAP reconoce y agradece la labor de las comunidades, instituciones de sociedad civil, y la cooperación internacional que ha apoyado nuestra labor en esta sección tan espectacular de nuestro país” agregó el reporte.

ACOFOP considera que cualquier proyecto de desarrollo para la Reserva de la Biosfera Maya debe contar con una amplia participación de las comunidades forestales, como tomadoras de decisiones, respetando el modelo de desarrollo diversificado que han creado y que es reconocido a nivel nacional e internacional. Como guardianes del bosque reiteramos nuestro compromiso y respeto ante las leyes de patrimonio natural y cultural de Guatemala, para beneficio de todas y todos los guatemaltecos.

 

 

 

 

Preservación de la Reserva de Biosfera Maya en Guatemala es exitosa

Por Pablo Gómez Barrios |
amlat@rcinet.ca
Publicado el miércoles 16 de octubre de 2019 a las 10:25
Actualizado el miércoles 16 de octubre de 2019 a las 16:15

En un gran depósito de Uaxactún, pequeño pueblo y ruinas mayas, situado a unos 20 kilómetros al norte de Tikal, un grupo de unas 40 mujeres trabajan en el cuidado de las hojas de Chamaedorea elegans o “xate” en la lengua local, una pequeña palmera que crece hasta 2 metros, muy popular como planta de interior y cuyos ramas ornamentales son comercializadas, sobre todo en Estados Unidos, por esta comunidad.

Las mujeres cosechan las ramas en la Reserva de Biósfera Maya, una concesión de miles de hectáreas de bosque tropical creada en 1990 en el departamento de Peten, que fue confiada a una comunidades indígenas a las que pertenecen las mujeres que trabajan allí.

Chamaedorea elegans o xate (iStockphoto)

La reserva cubre 2.2 millones de hectáreas  -considerada como una de las más grandes selvas tropicales al norte del Amazonas- está siempre amenazada por incendios, la deforestación por parte de agricultores y ganaderos, y las incursiones de los carteles de la droga.

Desde hace más de 24 años, la administración guatemalteca encargada de las zonas protegidas, instauró una política de concesiones para la explotación durable de la madera y otros productos del bosque. Un decisión que ha dado resultados positivos según las autoridades, defensores del medioambiente y poblaciones indígenas.

La idea es principalmente, el desarrollo sustentable de las comunidades dependientes de los bosques, respaldando también los esfuerzos nacionales que buscan reducir los efectos negativos de los cambios climáticos. Desde hace 24 años se ha logrado conservar la biodiversidad de este bosque, por medio del aprovechamiento forestal sostenible de especies y generando bienestar para las comunidades que por generaciones han vivido en el lugar.

La población de Uaxactún, que cuenta con unas 1.700 personas, vive también de la cosecha de pimienta y resina destinada a la fabricación de chicle, así como de la actividad turística generada por la visita de los sitios arqueológicos diseminados en la selva.

Las localidades de Yaxha-Nakum-Naranjo y Uaxactún forman parte de una zona de 1.1 millón de hectáreas donde se atribuyeron 9 concesiones forestales comunitarias. En la Reserva de la Biósfera Maya, las concesiones forestales comunitarias han generado más de 5.000 empleos y han quintuplicado ventas de la comercialización de productos como el xate, nuez de ramón, pimienta y chicle, que alcanzaron 1 millón de dólares en 2017.

Este artículo fue publicado originalmente por Radio Canadá Internacional en este enlace

 

La biodiversidad, los guardianes y las concesiones comunitarias en Petén

Las concesiones comunitarias en Petén son el ejemplo de éxito y conservación de la Reserva de la Biosfera Maya. La zona está habitada por personas que aseguran ser “los guardianes” del bosque, el cual fue declarado como el espacio natural más grande de Guatemala

Por Saira Ramos

Para unos el amor lo es todo. Así es el bosque para las comunidades Uaxactún y Yaxhá, en Petén.

En los últimos 19 años, esas poblaciones recibieron concesiones para conservar 37.1 mil hectáreas de la Reserva de la Biosfera Maya (RBM).

Dicha área es la más grande de Guatemala, ya que representa una superficie de más de 21.6 millones de kilómetros cuadrados. Esta se ubica en el norte del país, en la zona fronteriza con México y Belice.

En la RBM hay una alta diversidad biológica y elementos representativos de flora y fauna, así como sitios arqueológicos.

Hay comunidades organizadas para conservar la Reserva de la Biosfera Maya. / Foto: CONAP

“Hemos aprendido a convivir con el bosque, es nuestra vida”, dijo Magdalena Peralta, de la Sociedad Civil, Organización, Manejo y Conservación (OMYC) de Uaxactún.

En esa comunidad viven 180 familias, el 90% de ellas comercializa la palma del xate. Esta se exporta principalmente hacia Estados Unidos para la elaboración de arreglos florales.

“Las mujeres pasamos de ser amas de casa a ser lideresas. La mayoría se ha involucrado en las actividades para la conservación del bosque”

Este artículo fue publicado originalmente por Publinews, Guatemala, en este enlace