La Sociedad de Arqueología Americana (SAA) se pronuncia en contra del proyecto de ley estadounidense S. 3131 que busca influencia sobre la zona de ‘El Mirador’ en Guatemala

La Sociedad de Arqueología Americana (SAA) ha hecho públicas las razones por las cuales se opone al proyecto de ley S.3131, presentado ante el Senado de los Estados Unidos como un mecanismo para la gestión de fondos relacionados al Proyecto El Mirador, en Guatemala.

En una carta dirigida al Senador Republicano James Inhofe, la SAA denuncia que el programa propuesto no ha considerado ni el bienestar ni los deseos de los residentes del área en la frontera entre Guatemala y en México, y señala que “el proyecto de ley contiene una descripción simplista e incorrecta del carácter e importancia de los restos culturales que se encuentran en el área cubierta, la cual se extiende más allá del borde entre el norte de Guatemala y México, y que incluye ciudades antiguas de los Maya como El Mirador en Guatemala y Calakmul en México”

“La ‘Cuenca’ Mirador – Calakmul no es ni siquiera una cuenca, sino más bien una meseta” – SAA

“La “Cuenca” de El Mirador-Calakmul es en realidad una meseta, donde se encuentran una serie de concesiones de largo término para cosechar productos de la selva, dentro de un programa sustentable aprobado por el gobierno, el cual preserva tanto la selva tropical, como protege los recursos culturales ancestrales de los Maya, al mismo tiempo que provee ingresos para sustentar a las comunidades humanas de la región. El proyecto de ley impactaría negativamente este sistema exitoso, al remover tierras del estatus de protección para promover el desarrollo turístico” – continúa el texto, que fue enviado con copia al Senador James E. Risch, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y al Senador Bob Menéndez, del Comité del Senado sobre Relaciones Exteriores.

La Sociedad de Arqueología Americana señala adicionalmente que en el proyecto de ley se utiliza de forma exagerada superlativos como “el más grande”, “el más alto”, “el primero”, “el más temprano”, los cuales no están científicamente justificados y que parecieran dirigidos a fomentar comparaciones de patrimonio cultural insidiosas. La misiva hace notar además la importancia de la revisión y evaluación de cualquier investigación arqueológica por parte de pares.

“Como arqueólogos apreciamos y apoyamos la legitimidad de los diversos patrimonios culturales y el interés científico en los lugares, las estructuras y los objetos que conectan el siglo veintiuno con el pasado. Nosotros demandamos la participación de las comunidades indígenas y las comunidades locales del norte de Guatemala y el territorio adyacente de México en el planeamiento de cualquier programa de desarrollo en la región, y particularmente para el desarrollo turístico de sitios ancestrales, muchos de los cuales aún hoy día son considerados sitios sagrados.”

La Sociedad de Arqueología Americana (SAA) es la organización más grande de arqueólogos profesionales de las Américas en el mundo. Fue fundada en 1934 y su sede se encuentra en Washington, D.C. La SAA cuenta con más de 7000 miembros y su misión consiste en ampliar la comprensión y la apreciación del pasado de la humanidad a través de la investigación sistemática del registro arqueológico; promoviendo la investigación, la administración de los recursos arqueológicos, la educación pública y profesional y la difusión del conocimiento al servicio del interés público.

La carta completa se encuentra disponible en este enlace

Comunidades forestales de Petén agradecen respaldo del Gobierno de Guatemala

Flores, Petén, Guatemala (07 julio de 2020). La Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP), expresa públicamente su agradecimiento al Gobierno de Guatemala por las declaraciones brindadas en su comunicado oficial del 28 de junio 2020, en el que afirma su compromiso por la conservación de la Reserva de la Biósfera Maya (RBM) “El Gobierno de Guatemala destaca también la importancia de las concesiones forestales comunitarias que funcionan en la RBM, un modelo que ha permitido conservar los bosques y la biodiversidad que alberga. A través de este programa, que contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Estado de Guatemala autoriza a comunidades legalmente organizadas, a través de una licitación pública, el aprovechamiento y manejo integral de los productos forestales de un bosque”

Desde hace más de 20 años, las comunidades forestales de Petén, junto al Consejo Nacional de Áreas Protegidas de Guatemala (CONAP) y otras dependencias del Estado, con colaboración de organizaciones indígenas y comunitarias de otras regiones del país, organizaciones internacionales, centros de investigación y universidades, han implementado un exitoso modelo de gestión sostenible del bosque.

El modelo forestal comunitario permite mantener la integridad ecológica y la conservación de los recursos naturales y culturales, respetando la ley existente sobre el patrimonio arqueológico Maya que se encuentra en estos territorios y generando además beneficios económicos y sociales para las comunidades locales que participan en él. Esto constituye un sistema de gobernanza y gobernabilidad único, en el cual el gobierno y la sociedad civil organizada interactúan guiadas hacia objetivos comunes” destacó Erick Cuellar, subdirector de la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP)

La relevancia del trabajo comunitario ha sido evidenciada en el más reciente informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre El Estado de los Bosques del Mundo 2020, en el que se recomienda replicar el modelo desarrollado por las comunidades en la Reserva de Biosfera Maya en otros países de la región y el mundo, ante la pérdida acelerada de la cobertura boscosa.

Además de generar empleo con los recursos provenientes del bosque, desacelerar la migración y proveer apoyo en servicios de salud y educación a cientos de familias, las comunidades forestales de Petén han desarrollado una gran capacidad para evitar y enfrentar los incendios forestales. En 2020, ACOFOP reporta una incidencia de cero incendios en las áreas bajo su gestión, el monitoreo de los 17 años anteriores refleja condiciones similares. Sin embargo, como apoyo a las labores institucionales para el control de los incendios provocados en las áreas protegidas de Petén, 200 bomberos forestales comunitarios, han asegurado, con su labor, la conservación de la Zona Núcleo de la reserva.

Investigaciones de organizaciones independientes, como la Universidad de Texas, en Estados Unidos y la Fundación PRISMA, en El Salvador, han probado que la RBM está amenazada no sólo por incendios forestales, sino también por la creciente presión de múltiples amenazas. “Al estudiar las concesiones sabemos que ACOFOP representa el último bastión de la conservación forestal en Guatemala», dijo Andrew Davis, investigador de la Fundación PRISMA. «Las concesiones están rodeadas de áreas donde el bosque ha sido diezmado por actividades ilegales”.

Durante más de dos décadas, las comunidades, caracterizadas por su diversidad, multiculturalidad, procesos participativos y democráticos, han logrado conservar e incrementar la cobertura de bosques de la reserva, como lo muestra el informe Monitoreo de la Gobernabilidad en la Reserva de la Biósfera Maya, elaborado por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) con colaboración de otras organizaciones.  Este reporte indica que la zona Este la RBM, que abarca 1.1 millones de hectáreas y donde se encuentran las concesiones forestales comunitarias, es la más estable de la reserva:

Durante 2017 se registró por primera vez desde que se dispone de datos, una cifra positiva en cuanto a la cobertura boscosa, con una ganancia neta de 1,088 hectáreas de bosque. Este dato demuestra una estabilidad ecológica excepcional, considerando los retos para la conservación en Guatemala. El CONAP reconoce y agradece la labor de las comunidades, instituciones de sociedad civil, y la cooperación internacional que ha apoyado nuestra labor en esta sección tan espectacular de nuestro país” agregó el reporte.

ACOFOP considera que cualquier proyecto de desarrollo para la Reserva de la Biosfera Maya debe contar con una amplia participación de las comunidades forestales, como tomadoras de decisiones, respetando el modelo de desarrollo diversificado que han creado y que es reconocido a nivel nacional e internacional. Como guardianes del bosque reiteramos nuestro compromiso y respeto ante las leyes de patrimonio natural y cultural de Guatemala, para beneficio de todas y todos los guatemaltecos.